5. Un tesoro en las minas



La vida en las minas es muy dura, pero para Baruk es su casa y trabajo. Los enanos de la región de Eurin son conocidos por sus labores y por ser una de las razas más valerosas y orgullosas de todo el continente Celalya. Como es normal en la raza, todos y todas lucían hermosas barbas, y si en algún momento por cualquier razón se la cortaban se consideraba como una ofensa, cosa que hacía que todos mostraran un gran rencor hacia esa persona. 

Baruk estaba como siempre trabajando en la zona oeste de las minas Ris con sus compañeros, pero estaba siendo un día realmente duro para él. Su hermano había muerto a manos de unos bárbaros del sur esa misma mañana y aunque todos estaban cantando canciones en memoria de él, Baruk, se sentía más solo que nunca. Draruk y él eran como uña y carne, compañeros inseparables en las minas y en la vida misma. Habían vivido un montón de aventuras juntos en los subsuelos, batallas inolvidables, descubrimientos... y ahora Rak estaba recibiendo a otra alma. Él, no había podido hacer nada para salvarlo. 

Picar estaba siendo su forma de desahogarse, seguir con el trabajo que su hermano y él empezaron rompiendo con fuerza cada una de las rocas sin descanso.Y siguió así durante horas, días, sin comer, cosa extraña en un enano... Hasta que su pico se partió en mil pedazos. Delante de él, una roca desprendía un haz de luz, era una gema de color esmeralda, pero realmente no era una gema, ni Baruk sabía lo que era. Examinó aquella piedra preciosa  con detenimiento y observó que en ella había grabado un signo en uno de sus costados que él desconocía. Una V con una raya trasversal en ella. Tampoco sabía lo que podría querer decir. Se la guardó en la mochila y siguió picando, aunque sin parar de pensar en ello. Podría ser enano antiguo? Algún dialecto del continente? Qué hacía esa piedra allí? Una gema capaz de romper un pico hecho con hierro enano. 

Finalmente, ya que la soledad le había acogido, decidió que la mejor forma de honrar a Draruk era encontrar respuestas al misterio al cual le había llevado el trabajo que juntos empezaron. Así que después de tantos días, se puso la armadura, preparó la mochila de viaje y decidió dejar a todos sus compañeros para dirigirse al monte Almer para hablar con los sabios. 

No penséis que Baruk desconocía  la existencia de los magos de Urión y de su biblioteca, pero para los enanos los magos eran una "raza" demasiado vanidosa y la biblioteca un lugar demasiado peligroso para los inexpertos en el arte de las palabras.  Por esa razón, emprendió la marcha. 

Era un camino largo, viajar hasta la otra punta de Celalya, pero nadie es capaz de superar el carácter de un enano, y menos si es por honor y respeto a la familia. 

Peli Bloguista

Bloguista, bloguero, blogger como lo quieras decir... Creador de mundos donde sentirme libre. Recuerda que solo vivimo en una realidad de las miles que hay... los elfos, dragones, y todo lo que podamos imaginar realmente existen. Solo que en otra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario