11. Un ladrón muerto



Lupin, uno de los ladrones más conocidos en todas las calles de Urión fue hallado muerto esa mañana en el famoso motel Billig. Lo último que se sabía de él es que partió de la ciudad en busca de fortunas mayores y volvió con un único botín que era el que ahora su cadáver seguía sosteniendo en sus manos. Se trataba de una gema con un extraño símbolo en forma de V con una raya trasversal. El ladrón no mostraba signos de ningún tipo de lucha y en la cambra aparte de él únicamente había una carta con una frase escrita: Encuentra al enano. 

Un miembro de la guardia con ánimos de fiesta y una prostituta  fueron quienes localizaron el cuerpo, pero al ver que esa piedra preciosa desprendía extraños rayos de luz inundando toda la habitación, directamente acobardado el guardia mandó un aviso al gobernador Ballin "usando" un miembro del gremio de mensajeros, o como querían ser llamados... Servicio de Mensajería Spress. (SMS)

Cuando el aviso atravesó las puertas del gran palacio y su lector personal leyó la descripción que el guardia había hecho de esa gema, Ballin no pudo contener una media sonrisa malvada mostrando también un punto de satisfacción. Por primera vez en mucho tiempo decidió ser él mismo quien fuera en busca de ese objeto, provocando que todas las personas que estaban a cargo de las tareas del gran palacio y toda la gente que le pudo ver pisando las calles de Urión quedaran sorprendidas haciéndole una reverencia formal mostrando admiración.  

Nadie osaba decirle ni una palabra, y por supuesto a ningún asesino ni ladrón se le pasaba por la cabeza hacer de las suyas. Ballin, con su paso elegante vestido con sus mejores galas, andaba en dirección al motel con la mirada fija al frente y con la barbilla un poco elevada. A todo el mundo le imponía miedo y respeto su presencia. Poca gente le había visto antes, pero sus actos y castigos eran conocidos por todos. De esta forma, paseando con total parsimonia llegó hasta las puertas del Billig. 

No hizo falta ni que le dijera al pobre recepcionista Farlock el motivo de su visita, tan solo se limitó a darle directamente la llave de la habitación y a salir corriendo del motel. Escaleras de madera vislumbraba delante de sus ojos el gobernador Ballin, pero solo hizo falta una mirada a uno de los ciudadanos que estaba expectante en la calle que daba el motel para que se precipitara hacia el interior y se ofreciera a ayudarle a subirlas. Una vez delante del cuerpo del "pobre" Lupin, Ballin ordenó que todo el mundo se fuera del edificio, dejandole a él completamente solo con el ladrón. Observando esa gema y a ese símbolo extraño dijo en voz baja... Lo que contaban las arpías era cierto. 

Peli Bloguista

Bloguista, bloguero, blogger como lo quieras decir... Creador de mundos donde sentirme libre. Recuerda que solo vivimo en una realidad de las miles que hay... los elfos, dragones, y todo lo que podamos imaginar realmente existen. Solo que en otra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario