6.Querido Alfred...



Querido Alfred,

Me esta siendo demasiado difícil esconder nuestra relación . Recuerdo cuando nos conocimos, esos primeros besos, las idas al granero,esos días fuera de Olcer... No podemos seguir así, escondiendo nuestro amor y hacer como si nada estuviera pasando.
Sven esta empezando a sospechar y tengo bastante miedo de lo que pueda hacer si descubre nuestro secreto. Aunque sea un hombre enclenque y cobarde ya sabes que es capaz de todo gracias a su dinero. 

Los dos sabemos que lo que hemos hecho esta mal, simplemente sucedió y después de ese día nada ha sido igual. Como un cuento para niños... Afreia quiso que en esos momentos estuviéramos juntos.

Pero también esta Helena! No la he podido mirar de la misma forma desde que empezamos todo esto, y tengo miedo de lo que ella también pueda ser capaz de hacer. Ella te quiere mucho, y aunque entiendo que tu amor se haya ido por el tiempo que habéis estado separados por sus largos viajes, no quita que habéis tenido un hijo juntos. 

Sé que es una locura... pero no puedo seguir mintiendo y hacer como si entre nosotros no pasara nada. Escapémonos, vayamos a Urión o a cualquier otro lugar y empecemos una nueva vida juntos. 

Con amor, Evangeline

Por desgracia no era Alfred quién leía esas palabras sino Sven, que sostenía la carta escrita por su mujer que había encontrado escondida detrás de un mueble de la habitación. No podía creer lo que estaba leyendo. Cabreado, con los ojos creando mares y con ganas de venganza cogió directamente el puñal que siempre llevaba en su cinturón y la mató clavándoselo directamente al cuello mientras hacia la cena. Evangeline cayó desplomada, y mirando a su marido directamente a los ojos, con su último suspiro, le dijo: Por fin has mostrado un poco de valor en algo. Sven se volvió totalmente loco al escuchar esas palabras,  cogió de nuevo el arma y siguió apuñalándola una y otra vez. Toda su vestimenta se cubrió de sangre, y una vez terminó con Evangeline solo podía pensar en Alfred. Rak se ocuparía del resto. 

A él no quería matarlo, y en realidad no era lo suficiente valiente para hacerlo. Quería que sufriera de verdad, que sintiera la soledad que él sentía en ese momento. Por esa razón contactó con Dumas, el elfo oscuro, y le pagó una suma de dinero para hacer que Helena lo abandonara asustándola utilizando un aviso de muerte falso. Así, con Evangeline muerta y sin Helena, tendría lo que se merecía.

Alfred estaba destrozado, pero no mostraba ninguna rabia por Sven. En realidad parecía que nada le importase. No lloró, ni chilló, ni hizo nada al respecto. Se sentó en el sofá improvisado que habían construido él y Helena y allí permaneció durante mucho tiempo. Hasta que la depresión le superó llevándole al suicidió dejando a su hijo Jack huérfano.

Con 11 años se buscó la vida en las calles, trabajó en lugares que mejor no contar e hizo cosas que se quedaran en el olvido. Hasta que el propio Sven, lo adoptó.

Peli Bloguista

Bloguista, bloguero, blogger como lo quieras decir... Creador de mundos donde sentirme libre. Recuerda que solo vivimo en una realidad de las miles que hay... los elfos, dragones, y todo lo que podamos imaginar realmente existen. Solo que en otra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario