¿Crees en la magia? - Historia conjunta

historia-amor-magia

Tumbado en la cama, como cada día desde que todo entre nosotros se desvaneció, me hallaba pensando en ella, en sus ojos, en esa forma suya de mirar, en esa estúpida forma que tenía de curvar sus labios y esbozar una sonrisa que iluminaba todo a mi alrededor... Todo, absolutamente todo, me hacía acordarme de ella y de cómo todo dejó de ser, sin más, una triste tarde de junio.

Una noche de diciembre, entre todas esas luces de navidad que alumbraban cada rincón de las calles de la ciudad otorgándoles ese espíritu navideño que de alguna forma me hacía sentir una enorme melancolía que recorría mis venas, bañando cada escondrijo de mi ser, provocando un mar que inundaba mis ojos. Y entonces apareció ella...

Me levanté y me dirigí a la cocina, mi cuerpo necesitaba combustible para arrancar y afrontar un nuevo día: una taza de café. Me senté en la terraza, con un cigarrillo entre mis dedos y la taza apoyada sobre la mesa, humeante. Di un par de caladas y entonces observé el soleado día que hacía, tan bonito y radiante como esos días que me despertaba a su lado. Sostuve el café cuando me di cuenta de que el cigarrillo estaba llegando a su fin y bebí, recordando así a qué sabían sus besos por las mañanas.

...Apareció ella. Su sonrisa es en lo primero que me fijé, era como la alegria personificada, haciendo que mi vida cobrase sentido, haciendo que mi vida por fin tuviera un poco de luz. Su pelo cayendo en forma de cascada por encima de sus hombros, de ese color tan suyo, tan único. Con ese cuerpo que incitaba al pecado, que incitaba a agarrarse a sus caderas e invitarla a bailar.

Una vez acabadas las últimas gotas de ese amargo pero dulce café, una avalancha de recuerdos invadió mi mente; todos esos despertares a su lado, todos esos besos de buenos días, esas tortitas que preparábamos juntos antes de irnos a trabajar,... Era todo tan, tan hermoso que no podía ni imaginarme ni un solo día sin ella. Y ahora, que la he perdido, la oscuridad acecha mi vida, quitándome las ganas de seguir adelante.

Me acerqué a ella. Sentí su aroma transportado por el viento, y no pude evitar sentir que ella era la mujer con la que quería vivir el resto de mis días. Le pregunté si creía en la magia, porque era eso lo que me hacía sentir su mirada cuando nuestros ojos se cruzaban entre toda esa multitud (era como si un foco la iluminase, el destino diciéndome que debíamos conocernos). Me dijo que sí, que creía ciegamente en ella. Y fue esa magia la que nos unió esa noche, y durante el resto de esos fríos pero cálidos días de invierno.

Se acabó. La luz de su sonrisa se ha perdido en mi vida, sumiéndome así en la más profunda oscuridad. ¿Qué sentido tiene ahora vivir si ya no es ella quien me coge de la mano para que no caiga al abismo? ¿Qué sentido tiene si, al despertarme, ya no me besará dándome los buenos días?, ¿si ya no es ella quien está a mi lado al despertar? 

Era todo tan bonito... pero las discusiones llegaron y con ellas empezamos a notar el frío del invierno, que nos congelaba las almas y hacía que poco a poco el calor de nuestro amor se apagase. Nuestro feliz sueño se estaba convirtiendo en una pesadilla. Y comprendí que todo estaba llegando a su fin. Realmente desde el día que la conocí, aunque esa magia nos rodeó y nos unió, sabia que esa chica no estaba hecha para mi, era demasiado buena para ser real y yo no soy merecedor de alguien como ella.  

Pero todo cambió una tarde, en el bar donde suelo ahogar mis penas, donde intento que el recuerdo de tu ausencia me abandone, donde intento olvidar el sabor de tus besos, la intensidad de tus caricias, tu dulce voz, todo sobre ti. Cambió cuando una dulce voz me preguntó, acercándose a mi oído, si creía en la magia...   
continuara-historia


Bueno y hasta aquí el post de hoy!! La verdad es que esta es una historia que he escrito conjuntamente con Eva del blog Esclava del Papel y me ha encantado!! Espero que ha vosotros también. Si queréis la continuación solo tenéis que pedirlo en los comentarios!!

Pero antes de irme... ¿Os habéis enamorado locamente alguna vez?
Chauu! 

Peli Bloguista

Bloguista, bloguero, blogger como lo quieras decir... Creador de mundos donde sentirme libre. Recuerda que solo vivimo en una realidad de las miles que hay... los elfos, dragones, y todo lo que podamos imaginar realmente existen. Solo que en otra realidad.

4 comentarios:

  1. ¡Siii! Yo quiero que continue <3


    Un beso enorme

    Nati
    http://khaleesigeek.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia!!
      De acuerdo! La intentaremos continuar :)

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Simplemente precioso, queremos más!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Chesire!

      Se lo propondré a Eva y haber si se anima a continuarla!!
      ¡Nos leemos!

      Eliminar