El reino lejano de Goldria - Érase una vez

reino-goldria

Érase una vez en un reino muy lejano llamado Goldria, una bruja preparaba sus pociones en su caldero en una de las cuevas de las montañas rocosas. En esas montañas, a parte de ella, también vivían un gigante y un dragón (no eran muy buenos vecinos que digamos...). El dragón se llamaba Alduin y sólo se dedicaba a dormir, comer y de vez en cuando volaba de un lado para otro quemado alguna que otra aldea, típica rutina de un dragón. 

El gigante se llamaba Baltimor y aunque no os lo creáis en su vida anterior no era un gigante. Él era el próximo heredero de Fangor, el reino más pequeño de Goldria, pero su hermano le hizo tomar un especie de veneno que lo convirtió en lo que es ahora. No era ningún monstruo cruel, seguía teniendo alma de humano, pero deseaba con todas sus fuerzas la muerte de su hermano por haberle hecho esa maldición. Pero mejor sigamos con la bruja y sus pociones... 

Ella se llamaba Berta, un nombre poco común para una bruja, y aparte de hacer sus pociones, hechizos y demás tenía un sueño, viajar. Nunca había viajado más allá de esa cueva y sus alrededores, ya que su escoba no le hacía ningún caso. La escoba se la regaló su suegra y claro... ya sabéis como son las suegras. Seguramente la compró en los chitos, criaturas trabajadoras que veden sus cosas a bajo precio pero poco fiables,  para que se matara. Y si os preguntáis por su marido, ella lo mató, pero eso es otra historia...

Berta lo que quería era ir lejos, ver ranas de otras especies para mejorar sus brebajes, ver algún que otro pantano,  algún bosque oscuro y tenebroso, pero sobretodo quería ver los caballos negros de las praderas de Helm. Eran poderosos, fuertes, inteligentes y contaba la leyenda que eran los elegidos para acompañar a la muerte en sus viajes. Pero eso también... es otra historia. La noche que iba tarde y corriendo, vestida como siempre de negro por fin llegó a Goldria. 

Alduin, Baltimor y Berta se levantaron alterados y nerviosos, igual que todos los habitantes de Goldria ya que una gran tormenta había nacido en el bosque de Uron. Los viento, que eran la raza que dominaba  el aire nunca había creado una tormenta tan grande como esa. Ellos eran una raza pacífica que se preocupaban por el bienestar de todos y esa tormenta podría destruir la mitad de Alteria, la capital de Goldria, en menos de un minuto.  

Los poderes de los elementos, tierra, fuego, aire y agua fueron repartidos por la madre naturaleza a las razas que no lucharon en la gran guerra de los treinta años. Ellos ahora dominaban todos esos poderes, y eran los encargados de controlarlos. En caso de rebeldía los humanos no se podrían valer por si solos... 

continuara-relato

Peli Bloguista

Bloguista, bloguero, blogger como lo quieras decir... Creador de mundos donde sentirme libre. Recuerda que solo vivimo en una realidad de las miles que hay... los elfos, dragones, y todo lo que podamos imaginar realmente existen. Solo que en otra realidad.

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado la historia ¿es tuya?
    Adoro las historias con dragones y mucha fantasía.
    ¡Alduin! como el dragón de Skyrim :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es mía!! Me encanta que te haya gustado!! Y si... el dragón se llama como el de Skyrim. No sé... me molaba el nombre jajajaja
      ¡Gracias por tu comentario!

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Okay Eduardo!! Si se me ocurre una continuación chula y tanto que lo haré!!! ¡Gracias por tu comentario!

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. Hola, te he nominado al premio best blog, te dejo el enlace a mi blog para que puedas ver la entrada http://neverrainsforever91.blogspot.com.es/2016/02/premio-best-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras... lo siento... es que ya me ha nominado otra persona antes y por respeto haré su best blog. Pero Puede que me anime a responder todas las preguntas (las suyas y las tuyas en uno mismo). Igualmente ¡Gracias por la nominación!

      ¡Nos leemos!

      Eliminar